El USO DEL CFDI en tus facturas

En la actualidad, es común solicitar un comprobante fiscal (normalmente llamado “factura”) cuando hacemos alguna compra o pagamos algún servicio.


Esto debido a que, este comprobante, nos ayuda a disminuir la base para calcular los impuestos a nuestro cargo por ingresos (ISR) o impuestos que trasladamos (IVA).

Con esto en mente, asalariados, freelancers, y emprendedores, hemos hecho ya casi una costumbre solicitar factura.


Hace varios años, se hizo costumbre cargar nuestra cedula de identificación fiscal para solicitar nuestra factura, era común que las personas trajeran impreso ese documento, pero en la actualidad, con los cambios en las leyes, la implementación del correo, exhibir este documento llego a no será “tan” necesario, debido a que era suficiente proporcionar nuestros datos fiscales a quien nos proveyó del bien o el servicio.


El código fiscal de la Federación, establece lo siguiente:


Artículo 29-A. Los comprobantes fiscales digitales a que se refiere el artículo 29 de este Código, deberán contener los siguientes requisitos:

IV. La clave del Registro Federal de Contribuyentes, nombre o razón social; así como el código postal del domicilio fiscal de la persona a favor de quien se expida, asimismo, se debe indicar la clave del uso fiscal que el receptor le dará al comprobante fiscal.


Como podemos ver, estos datos los podemos encontrar en nuestra Constancia de Situación Fiscal a excepción de “la clave del uso fiscal que el receptor le dará al comprobante fiscal”.


Debido a esto, la persona que recibirá el comprobante fiscal (es decir, el que compro los bienes o el que recibió los servicios) deberá indicar cual es el uso que le dará al comprobante fiscal.


Un poco de historia del USO DEL CFDI


Cuando se inició la versión 3.3 del CFDI, se adiciono un nodo en el comprobante fiscal, denominado USO DEL CFDI.


En este nodo, el receptor del comprobante indicaría que uso le daría, por ejemplo gastos generales, adquisición de mercancía, equipo de transporte, y equipo de computo.


¿Pero, cual era el objetivo de esto?


En ese año, se implemento por parte de la autoridad fiscal, una plataforma llamada MI CONTABILIDAD





Esta plataforma, tenia como objetivo “facilitar” el cumplimiento de las obligaciones fiscales por parte de los contribuyentes, en lo referente a declaraciones de impuestos. En esta plataforma, aparecerían “precargados” todos los CFDI que el contribuyente hubiera emitido o recibido durante el mes, y el nodo USO DE CFDI serviría para clasificarlo dentro del sistema, asignándolo a una cuenta contable especifica, y se buscaba que, al finalizar el contribuyente tuviera detalles de cuentas por cobrar y por pagar, detalle de ingresos, estado de resultados y balance general, todo salido de la precarga de los XML.


Es decir, tu solo tenias que hacer “un par de clics” y ya tenias hecha tu contabilidad y tu declaracion de impuestos, fácil ¿no?


¿Tú qué crees que paso?


Como muchos portales del gobierno, la plataforma era mas un tormento que una ayuda, los comprobantes fiscales no se precargaban bien, y muchas veces tenias que incluir tus facturas de forma manual, lo cual hacia que se perdiera toda facilidad de este programa, los reportes como ingresos, cuentas por cobrar y por pagar, estados financieros nunca se habilitaron y nunca sirvieron.


Y con el paso de los años, la autoridad fiscal decidió ponerle fin al aplicativo “Mi contabilidad”, no así al nodo USO DE CFDI.


En la actualidad, la mayor relevancia que le veo a este nodo es para las deducciones personales, ya que al colocar un uso de CFDI con clave de deducciones personales, la plataforma de la declaracion anual cargara en automático los comprobantes, y, ahí si, facilitando su integración a la declaración.


Ahora si, ya comprendimos todo el contexto del USO DE CFDI, el siguiente paso es



¿Cuál debemos elegir?


Pues bien eso dependerá del tipo de compra o del servicio que estemos pagando, a continuación veremos los catálogos de claves, y en que momento utilizarlos


Claves que comienzan con la letra “D”


Debe utilizarse cuando pagues una deducción personal del Articulo 151 de la ley de ISR, o un estímulo Fiscal (colegiaturas o depósitos en cuentas especiales de ahorro)

Esta clave solo se podrá usar para comprobantes emitidos a personas físicas.






Claves que comienzan con la letra “G”


Son para gastos y costos, la pueden usar personas físicas y morales, pero si el receptor solo tiene el régimen de salarios, no podrán usarse. Estas claves son las más comunes a usarse para personas físicas freelance o emprendedores.




Claves que comienzan con la letra “I”


Estas son para inversiones, recordemos que en la ley del ISR (ART 31), una inversión es una compra de algún activo fijo (muebles, maquinaria, vehículos, computadoras), así que no las confundas con tu inversión en CETES.


Estas claves la pueden usar personas físicas y morales, pero si el receptor es una persona física y solo tiene el régimen de salarios, no podrán usarse.


Úsalas cuando compres alguno de los bienes descritos en la descripción





Como pudiste observar, el USO DEL CFDI dependerá de lo que estes comprando, ponle especial atención a tus comprobantes de deducciones personales, para que puedan cargarse sin problema en tu declaración anual


Te veo pronto


Vic



66 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo